viernes, 18 de julio de 2014

Precalentando el horno.

Hace más de un año que no me sentaba a escribir en esta querida plantilla de blogger...y anda que no lo he intentado! Reconozco que no he tenido muchas ganas de escribir, pero si de encender el horno, eso no desaparece. Este año ha sido muy diferente para mí y quizá eso haya sido lo que me ha hecho descolgarme y centrarme en otras cosas, pero al final te das cuenta de que hay cosas que te llenan mucho y que hay que retomarlas, por que nunca es tarde.
Creo que soy una persona diferente a la que empezó a escribir este blog aquel febrero, a lo mejor he cambiado demasiado pero me parece que eso no es malo e incluso creo que me ha venido muy bien.
Espero que, los que sigáis ahí, me acojáis tan bien como lo hicisteis cuando empecé. Prometo no abandonaros tanto tiempo como lo he hecho, aunque reconozco que me voy a tomar las cosas con más calma. Lo haré a vuestro lado si me dejáis.

Os dejo unos trocitos de lo que he estado haciendo este año, que aun que he estado perdida no he estado parada.


Un montón de besos dulces!
Nos vemos pronto con algo recién salido del horno :)

miércoles, 17 de julio de 2013

Tarta tatín

Después de un parón para organizarme el verano vuelvo con las pilas cargadas para traeros recetas ricas y veraniega! Os tengo que proponer algo, pero claro si no os parece bien o no os gusta no lo hago...al fin y al cabo vosotros mandáis, que sois los que me leéis cada día! 
En mis viajes diarios de tranvía tengo mucho tiempo para pensar, y como soy una cabeza loca que no paro de darle vueltas a las cosas se me ocurrió hacer más dinámico el blog estos meses de verano. Ahora que es la época de comer cosas fresquitas y de atiborrarnos a fruta se me ocurrió preparar recetas en las que la fruta sea la protagonista y aquí es dónde entráis vosotros...por que por los comentarios tendréis que proponer frutas y la más votada sera la elegida. ¿Os animáis?
Yo empiezo esta iniciativa con una tarta que llevo muchísimo tiempo queriendo preparar. Hace unas semanas la vi en Masterchef y me autoconvencí de que era una señal para prepararla. Así que aquí tenéis la primera de, espero, muchas afrutadas recetas!


Ingredientes (para una molde de 15 cm)
- 50 gr. de mantequilla
- 100 gr. de azúcar blanco
- 2 manzanas (mejor si son reineta)
- Hojaldre para cubrir

Preparación
En un molde alto ponemos la mantequilla a derretir al fuego. Cuando esté derretida ponemos 2/3 del azúcar y en el momento que se empiece a fundir y juntar con la mantequilla vamos colocando las manzanas troceadas con anterioridad. La clave es poner bastantes por que será lo que lo hará bonito. Espolvoremos por encima el azúcar restante y lo dejamos a fuego bajo durante 30 minutos.
Estiramos el hojaldre y transcurridos los 30 minutos lo ponemos por encima del molde, remetiéndolo por los laterales. La llevamos al horno durante 30 minutos, hasta que el hojaldre esté dorado.

Para la presentación, colocamos encima del molde el plato o porta tartas elegido y volteamos, de manera que el hojaldre quedará como base.


Me ha parecido una tarta estupenda, muy sencilla y con un aspecto ''desaliñado'' encantador. De sabor es genial porque no es para nada pesada y el toque crujiente del hojaldre es...mmmmmmmmmmm...!!
Caliente está muy buena pero con estos calores fría tampoco está nada mal. Ya véis que con 4 ingredientes se pueden hacer recetas sencilla y con las que tendréis un triunfo asegurado.


Espero que me digáis en los comentarios qué os parece la idea de las recetas con fruta y qué me propongáis vuestra fruta favorita para preparar en la próxima receta!

Besos de manzana!!

Ángela

lunes, 1 de julio de 2013

Cupcakes hamburguesa

Cuando llega el verano nuestros fabulosos cupcakes se derriten a una velocidad increíble, es una lucha continua con el frigorífico y el almíbar. Hace un par de días me encargaron 18 cupcakes de Spiderman y después de hacer telarañas durante horas me salían por las orejas. Cuando los terminé fueron directamente al frigo ya que al día siguiente los tenía que transportar durante 30 minutos por la calurosa murcia con viaje en tranvía incluido. Menos mal que al final fui en coche y el trayecto fue corto por que si no mi buttercream favorito de chocolate blanco hubiera sido una maravillosa sopa dulce. Como odio la mala relación entre el los cupcakes y el calor! Lo odio, lo odio, lo odio!
Hoy os traigo unos cupcakes muy inspirados en el 4 de julio. El día de la independencia de EEUU. Estamos en España, ya lo seeeeeeeee...pero yo me uno a la causa! El 4 de julio es un día muy de BBQ, así que yo aporto mi granito de arena con unas súper hamburguesas...dulces!


Ingredientes (para 12 cupcakes)
Para el bizcocho:
*Para preparar el bizcocho utilicé el tan socorrido bizcocho de yogur, por que a jugoso no le gana nadie. Ya publiqué la receta en aquella primera entrada tan de principiante que publiqué, así que podéis ver la receta aquí.

Para el brownie:
- 200 gr. de chocolate para fundir
- 125 gr. de mantequilla
- 200 gr. de azúcar
- 3 huevos
- 125 gr. de harina de trigo
- 3 cdas. de cacao puro en polvo
- 1 pizca de sal

Para el buttercream (lechuga, ketchup y mostaza)
*Utilicé mi buttercream favorito, el de chocolate blanco. Os puse la receta en una entrada pasada, así que la podéis ver aquí.
- Colorante rojo, verde y amarillo al gusto.

Preparación:
*Para preparar el bizcocho y el buttercream os he dejado el link de la receta en los ingredientes, así que no os olvidéis de pasar por ahí para mirarlo.
Para el brownie derretimos la mantequilla con el chocolate. Añadimos los huevos y los integramos rápido para que no se cuajen con el calor. Añadimos el azúcar y mezclamos. Añadimos el cacao y la harina bien tamizada y por último la sal. Mezclamos bien y lo ponemos en una bandeja de horno grande para que quede  un brownie no muy alto, recordad que luego hay que poner también el bizcocho y no queremos una hamburguesa de 3 metros!
Al horno a 180ºC durante 30 minutos. Vigilar muy bien que no se queme, se pondrá muy duro y amargo.
Lo dejamos enfriar y con un cortapastas cortamos círculos un poco más grandes que el tamaño de la magdalena horneada con anterioridad.

Para montar nuestra hamburguesa dulce cogeremos las magdalenas ya frías, les quitaremos la cápsula de papel y las cortamos por la mitad, si han quedado muy altas podemos cortar un trozo central. Ponemos un el brownie. Ahora vamos con la lechuga y la salsa. Tendremos ya el buttercream teñido en verde, rojo y amarillo. El buttercream verde lo ponemos en una manga con una boquilla de pétalo y hacemos ondas por encima del brownie para asemejarlo a la textura rugosa de la lechuga. A continuación pondremos el buttercream rojo y amarillo en otras dos mangas y con una boquilla redonda iremos poniendo al gusto la cantidad deseada de ketchup y mostaza. La tapamos con la otra parte de la magdalena y a esta tapa le ponemos un poco de almíbar y si queremos podemos poner un poco de sésamo para decorar.


Estos cupcakes hamburguesas son infalibles para cualquier ocasión, todo el mundo se queda boquiabierto. Yo les puse un banderín que preparé con photoshop y quedaron ideales. 
Es importante usar un bizcocho jugoso por que si usáis uno muy compacto y pesado va a ser incomible. 


Espero que tengáis unas vacaciones estupendas, disfrutéis mucho del verano y preparéis muchos dulces! 
Os animo a preparar estos cupcakes para una reunión veraniega con los amigos porque no hay problema con que el buttercream se derrita por que no hace falta que tenga ninguna forma definida!

Millones besos dulces, millones!

Ángela




lunes, 24 de junio de 2013

Tarta divertida de muñecotes.

Hoy os traigo la que puede ser, la tarta más difícil que he preparado y también en la que más cariño he puesto. La tarta era para la prima de Mr. J que cumplía dos añitos. Tenéis que creerme cuando os digo que es la princesita de dos años más guapa del mundo mundial. De verdad que lo es.
Hace ya tiempo que quería hacer esta tarta y la verdad, ha pasado por mil fases. Primero iba a ser una layer cake sencilla en degradado, luego una ruffle cake de fondant, luego un Bob Esponja gigante. Pero todo cambió cuando le dije a Mr. J: ''investiga cuales son sus dibujos favoritos''... y ahí se lió...mi cabeza empezó a maquinar desvariando mucho hasta que pensé en algo sencillo: una tarta de fondant redonda con todos los muñecotes arriba. Sí, señor.
Estaba tan contenta con mi sencilla idea...todo se vino abajo cuando pensé: ''Oh no, Bob Esponja y Patricio viven debajo del mar si los pongo con los demás no van a poder respirar...no puedo matar a Bob!!''. Pensaréis que qué más da si es una esponja que vive en una piña con una estrella de mar con un bañador de flores lilas, coherencia no tiene ninguna. Pero yo no podía matar a Bob. ¡NO PODÍA MATAR A BOB!
Así que...este fue el resultado: crear una isla para que Peppa Pig, George Pig, Jake y Finn (todavía no se quien es quien) pudieran tomar el sol mientras Bob y Patricio vivían felices justo debajo.


Ingredientes (para 12 raciones)
Para el bizcocho:
- 185 gr. de aceite de girasol
- 200 gr. de azúcar blanco
- 200 gr. de harina de trigo
- 4 huevos 
- 2 cdtas. de levadura en polvo
- 1 y 1/2 cdta. de extracto de vainilla

Para el relleno:
- 300 gr. de fresas
- 400 gr. de nata para montar
- Al gusto azúcar blanco

Para el almíbar
- 125 gr. de azúcar blanco
- 125 ml. de agua

Para decorar:
- Galleta picada
- 1 kg. de fondant blanco
- Colorantes

Preparación
Para el bizcocho mezclamos el aceite con el azúcar y añadimos los huevos uno a uno, integrando bien el primero antes de añadir el siguiente. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura en pequeñas dosis mezclando bien. Añadimos el e. de vainilla. Repartimos la masa en 3 moldes o en un molde alto y horneamos con el horno precalentado a 180ºC durante 30-35 minutos. Comprobamos que esté listo, sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.

Mientras se enfría el bizcocho partimos las fresas en rodajitas y las ponemos en el frigo con azúcar para que se pongan bien dulces. Después preparamos el almíbar poniendo en una olla el agua y el azúcar. Calentamos a fuego alto hasta que se disuelva el azúcar por completo. 

Montamos la nata añadiendo azúcar al gusto hasta que esté bien firme. Recogemos las fresas del frigo y las ponemos en un colador para que escurran bien el caldito que habrán soltado. ¡El caldito lo guardamos para añadirlo al almíbar anterior!

Una vez tengamos los bizcochos fríos y nivelados pasamos a montar la tarta. Almibaramos el primer bizcocho con nuestro almibar mezclado con el jugo de las fresas. Ponemos una capa de nata y sobre esta una capa de fresas. Cubrimos de nuevo con nata y ponemos el siguiente bizcocho. Repetimos la operación, ponemos el último bizcocho, almibaramos y cubrimos toda la tarta con nata. La llevamos al frigo hasta que esté bien fría y se asiente un poco.

Cubriremos con fondant teñido de azúl, ponemos todos los muñecotes que existan en el mundo y lista!
Los muñecos tenemos que modelarlos los días anteriores para que endurezcan. Yo puse una capa de galletas en la parte de arriba y en la parte de abajo y coloqué unos banderines que hice con photoshop con el nombre de la peque.


La verdad es que mi mayor miedo era que la nena no reconociera los muñecos pero en cuanto vió la tarta empezó como una loca a sonreír y a señalar sin parar. No podía dejar de mirarla y de tocarla. Sonrisas así hacen que todo el trabajo merezca la pena...estaba taaaaaaaaaaan contenta! 

Disculpad los restos de azúcar y maicena, pero las fotos las hice antes de hacerle los últimos retoques...que lista soy...


Me llevó muchísimo trabajo pero, de verdad, merece la pena cuando ves que algo hecho por ti produce tanta felicidad! 
Antes de despedirme os quiero enseñar lo que pasa si tiñes 1/2 kg. de fondant sin guantes:




Aún tengo las uñas azules :) No salta ni con acetona...

Besos dulces, un millón!


Ángela

martes, 18 de junio de 2013

Cucakes de banoffee

Oh sí! Por fin puedo sentarme a escribiros con total tranquilidad por que ha empezado el maravilloso verano. Hace unos días que terminé pero necesitaba un poco de desconexión mental. La verdad es que ha sido terminar y no parar por que he hecho una señora tarta de fondant que ni yo me lo creo y ahora voy a por otra para este fin de semana para un cumple de una princesita de dos añitos. La verdad es que estoy encantadísima por que he descubierto que no se me da muy mal modelar, que era mi mayor miedo.
Los que me seguís por Instagram habréis visto los líos que me traigo jajajaja.
Hoy os traigo unos cupcakes de Banoffe. Para lo que os suene a chino, el banoffee es una mezcla de plátano y toffee o dulce de leche.


Ingredientes (para 6 de tamaño medio)
Para el bizcocho: 
- 50 ml. de aceite de girasol
- 100 gr. de azúcar blanco
- 2 huevos
- 100 gr. de harina de trigo
- 1 cdta. de levadura
- 60 ml de leche semidesnatada
- 1 y 1/2 cda de dulce de leche.

Para la cobertura:
- 100 gr. de mantequilla a temp. ambiente
- 150 gr. de azúcar glas
- 1/2 plátano hecho puré
- Rodajitas de plátano para decorar

Preparación
Para comenzar mezclaremos el aceite con el azúcar y a continuación los huevos uno a uno, integrando el primero antes de añadir el siguiente. Cuando tengamos una mezcla homogénea añadiremos la harina tamizada junto con la levadura y después la leche. Mezclamos bien e incorporamos el dulce de leche. 
Ponemos las cápsulas en una bandeja para cupcakes para evitar que se abran durante el horneado y las llenamos 2/3 de su capacidad. Al horno, previamente precalentado a 180ºC durante 20-25 minutos (o 160ºC en función ventilador durante 15-18 minutos).
Cuando estén los sacamos y los dejamos enfriar en una rejilla. 

Para la cobertura mezclamos la mantequilla hasta que blanquee y añadimos el azúcar glas poco a poco. Batimos unos minutos hasta que se incorpore por completo. Añadimos el plátano y batimos otros 5 minutos. Si la notamos muy pesada podemos añadir un chorrito de leche, pero no suele ser necesario ya que el plátano aporta mucha jugosidad.

Cuando tengamos los cupcakes fríos pasamos a decorarlos. Yo utilicé una boquilla de césped por que la tenía nueva y no podía esperar!! Tengo que practicar un poco por que parecen noodles en lugar de nidos jajaja. En el medio ponemos las rodajitas de plátano y, si se os va la olla como a mí, podéis poner más dulce de leche por encima y pringarlos bien. ¡Viva el pringe!


El bizcocho que llevan es...buah! ESPECTACULAR. El bizcocho más jugoso que he probado hasta ahora, tardó un montón en ponerse duro y era súper blandito, era genial! 
Nunca había probado esta combinación y me ha encantado es un cupake muy muy jugoso y nada empachoso por lo que os podéis comer hasta 3 o 4 jajajaja (habla a la que no le gusta mucho el dulce)


Os dejo una foto de la tarta que he preparado de fondant! Era para un chico Erasmus de Alemania que juega en el mismo equipo de baloncesto que Mr. J. Es una pista de baloncesto de parqué con su canastita y su banquillo!



Antes de despedirme pediros miiil veces perdón por no haberme pasado por vuestros blog ni respondido comentarios pero es que he estado saturadísima! Pero ahora sí que sí, vuelvo para quedarme! 

Mil besos de plátano.

Ángela

martes, 11 de junio de 2013

Macarons de chocolate. Infalibles

Sé que tardado miiiiil en volver por aquí pero es que no tengo nada de tiempo! Junio es un horror y estoy saturadísima. Hoy os traigo unos macarons, no son los primeros que he preparado...una vez probé y se convirtieron en unas masas desformes huecas por dentro que quedé tan desilusionada que no volví a enfrentarme a ellos hasta hace poquito que me volvió a picar la curiosidad. Tengo que agradecerle a Mr. J y su incansable brazo tamizador que me tamizó los ingredientes como 6546528565 veces sin rechistar! Lo tengo explotado al pobre, jijijijiji.
Así que con una valentía irreconocible me enfrenté a los temidos macarons y reconozco que cuando les salió el piececito en el horno me faltó hacer una danza tribal por la cocina! Os dejo con la receta, os aseguro que es infalible, así que atreveros!


Ingredientes (para 20)
- 70 gr. de claras de huevo (aproximadamente son 2 huevo y medio)
- 130 gr. de azúcar glas
- 80 gr. de almendra en polvo o molida
- 10 gr. de cacao sin azúcar
- 20 gr. de azúcar blanco

Para el relleno:
- 100 gr. de chocolate blanco
- 100 ml. de nata para montar

Preparación
Comenzamos tamizando la almendra con un tamiz o colador lo más fino que tengamos. Sobre la almendra tamizamos el azúcar glas con el cacao. Mezclamos y tamizamos de nuevo la mezcla. Tamizamos 2 o 3 o las veces que aguantéis.
*Cuanto más se tamiza más lisa y sin grumos queda la superficie del macaron.
Aparte montaremos las claras, no es necesario que sean pasteurizadas. Las montamos hasta conseguir picos firmes y cuando estemos a la mitad de montarlas agregamos el azúcar blanco. 
Cuando lo tengamos vamos añadiendo a las claras poco a poco la mezcla de la almendra, el azúcar y el cacao. Con movimientos envolventes y despacio vamos juntando ambas mezclas hasta que tengamos una textura parecida al puré.
Ponemos la mezcla en una manga pastelera y con una boquilla redonda o cortando al punta de ésta vamos repartiendo la mezcla en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Para hacer los círculos presionamos la manga hasta que el círculo tenga el tamaño deseado y soltamos. 
*Podemos hacer una plantilla para que salgan todos iguales, yo usé un cortador de galletas para hacer los dibujos.
Una vez tengamos toda la masa repartida los dejamos secar. Esto quiere decir que debemos esperar el tiempo necesario hasta que se les cree una costra, o hasta que los toquemos y no se nos pegue al dedo. Puede ser desde 15 minutos hasta 4 o 5 horas, depende del clima. Yo tardé al rededor de 45 minutos. 
Una vez listos los metemos al horno en una altura baja con el horno precalentado a 150ºC durante 15-20 minutos. El pie debe crearse durante los primeros 5-7 minutos. 

Mientras están en el horno preparamos el relleno de chocolate blanco. Para ello derretimos el chocolate en una olla junto con la nata y lo llevamos al frigo hasta que quede totalmente frío. Una vez lo tengamos lo montamos como si fuera nata.

Sacamos los macarons del horno y los dejamos reposar una hora, o hasta que estén fríos, en la bandeja del horno. Los despegamos y los guardamos un día en una cajita o tupper hasta el día siguiente. Pasado el tiempo los rellenamos y listo! A mí me gusta que se salga por todos lados! 


Si no os atrevéis con los macarons probar esta receta ya que, al tener por sí mismos un color oscuro no hay posibilidad de frustración por que se doren demasiado o no se reparta bien el color y haya que mezclar demasiado la masa. Yo no esperaba que me salieran y al final...tatatatatacháaan!


La verdad es que los macarons no es mi dulce favorito pero aun así probaré con otros sabores, es tan genial que salgan las cosas bien!! 
Os abandono ya que ya estoy perdiendo mucho tiempo, volveré pronto...lo prometo!!

Besos de chocolate!


Ángela

lunes, 3 de junio de 2013

Cupcakes de cereza y chocolate blanco

Siento esta avalancha de cupcakes rosas pero no puedo evitarlo, es el mejor color! Por que no me digáis que cuando pensáis en cupcakes no pensáis en un universo rosa pastel lo más cursi posible? Estos cupcakes fueron repartidos entre mi casa y la casa de Mr. J, en la que ya deben estar hartos de mí por que los cebo a dulce siempre que puedo... pero qué le voy a hacer si su mamá es la mejor crítica del mundo mundiaaaaal. Siempre le gusta todo y a quién no le gusta que le digan que todo está buenísimo? jijijiji.



Ingredientes (para 12 medianos)
Para el bizcocho:
- 185 gr. de mantequilla a temp. ambiente
- 150 gr. de chocolate blanco
- 185 gr. de azúcar blanco
- 4 huevos
- 195 gr. de harina de trigo
- 1 cdta. de extracto de vainilla
- 1 chorrito de leche para soltar la masa
- 1 cdta. de levadura en polvo

Para la cobertura:
- 20 cerezas deshuesadas y hechas puré
- 250 gr. de mantequilla a temp. ambiente
- 300 gr. de azúcar glas
- Colorante rosa o rojo al gusto
- 12 cereza bañadas en chocolate blanco para decorar

Preparación
Para comenzar, derretimos el chocolate blanco junto con la mantequilla en un cazo. Pasamos la mezcla a un bol y añadimos el azúcar. A continuación los huevos uno a uno, integrando bien el primero antes de añadir el siguiente. Una vez bien mezclado añadimos la harina tamizada poco a poco junto con la levadura. Agregamos el e. de vainilla y por último, si la masa está muy espesa, añadimos un chorrito de leche.
Ponemos las cápsulas en una bandeja para cupcakes para evitar que se abran durante el horneado y las llenamos 2/3 de su capacidad. La llevamos al horno precalentado a 180º durante 20-25 minutos (en función ventilador a 160ºC durante 15-18 minutos). Comprobamos que estén listas y las dejamos enfriar en una rejilla.

Para la cobertura batimos la mantequilla hasta que blanquee, agregamos la mitad del azúcar glas y continuamos batiendo. Añadimos el resto del azúcar y lo integramos bien. Añadimos las cerezas trituradas y batimos durante unos 5-7 minutos. Agregamos el colorante deseado y batimos hasta que tengamos un color homogéneo. 

Una vez tengamos los cupcakes fríos decoramos con una boquilla estrellada al gusto y, por último, colocamos una cereza bañada en chocolate blanco en cada uno.


Este buttercream queda taaaaaaaan sedoso, está genial y la verdad es que sabe bastante a cereza. Os aconsejo que pongáis colorante por que sin él queda un color amarronado no muy bonito. ¡Pero eso es cuestión de gustos! 
Si no los vais a consumir el mismo día es mejor que almibaréis el bizcocho por que se pone durito muy pronto. El plan es comérselos en cuanto los hagáis, sin contemplaciones!


Si os gustan las cerezas os aseguro que moriréis de amor con estos cupcakes, se que siempre os digo lo mismo pero es que es verdad! 
Os abandono ya que esto de que pongan Sexo en NY en Cosmopolitan y para ahorrar tiempo os escriba y lo vea a la vez no debe ser bueno! No me matéis! 

Mil besos dulces,

Ángela